Conozca más sobre los Tanques de almacenamiento de FRP

Buen día, tarde o noche, tenga cada visitante que nos honra con su presencia en este blog, mediante el cual, publicamos información curiosa y de interés en relación a los variados servicios y productos que ofrecemos en el catálogo de Plaremesa: profesionales en la fabricación y venta de productos FRP (fiberglass reinforced plastic).

Esta ocasión hemos blogueado una entrada cuyo eje temático será uno de los productos que comerciamos y que nos ha permitido obtener la simpatía y confianza de nuestra clientela, a saber, los tanques de almacenamiento, cuyos materiales (la fibra de vidrio y derivados de polímeros termofijos) han mostrado ser los mejores frente a la competencia.

Para mayor precisión, expondremos con detalle las características y singularidades de estos recipientes que han encantado a muchos, sobre todo a aquellos relacionados con el sector industrial. Recuerden que si necesitan productos FRP de la más alta calidad dentro del territorio mexicano, acudan con profesionales reconocidos en el medio como Plaremesa. Sin más que agregar, atendamos a los temas que nos competen en esta entrada, la cual, deseamos disfruten los lectores.

Las características y singularidades de los tanques FRP.

Los tanques de almacenamiento FRP consisten de dos materiales básicos:

  1. La lana de vidrio, ha mostrado ser, de entre la gran diversidad de materiales de confección que existen en la actualidad, la mejor en la fabricación de ciertos productos, tanto domésticos como aquellos de uso industrial. A tal situación se debe que en la actualidad, sea considerada como una de las mejores alternativas, lo cual queda confirmado en la gran variedad de mercancías producidas a partir de ella.

Pese a que en la antigüedad ya existían vidrieros que conocían los filamentos de cristal, fue hasta el siglo XVIII donde se dio a conocer su invención. Sin embargo, su fabricación fue perfeccionada un siglo después, asimismo, comenzó a utilizarse como material aislante en la construcción de obras, por ejemplo, viviendas y edificios.

Resulta un componente sumamente maleable, además de ligero y resistente: una combinación muy difícil de encontrar en otros materiales convencionales como el acero. Hoy en día, ocurre un fenómeno de desplazamiento, en el que ciertos materiales dejan de ser usados para la confección de productos variados como los tanques de almacenamiento, y comienzan a ser sustituidos por materias novedosas como la fibra de plástico o los polímeros termofijos.

No se trata de algo injusto sino de una forma de economizar al disponer de materiales más baratos pero igual de resistentes que los metales u otros que pese a tener excelentes propiedades son de costosa adquisición. La fibra de vidrio consiste en filamentos finos y numerosos. Las hebras de esta se forman mediante sílice. A causa de sus características de durabilidad, resistencia, ligereza, flexibilidad, es uno de los materiales favoritos para muchas empresas.

  1. El plástico reforzado, como su nombre lo indica, sirve como un refuerzo para elevar el rango de resistencia de diversos objetos, por ejemplo, aquellos compuestos con fibra de vidrio. No se trata de cualquier plástico sino de uno en especial cuya producción es posible a partir de polímeros termofijos o termoestables. Estos polímeros se distinguen por ser infusibles e insolubles. Tal modo de comportarse es ocasionado por las cadenas de polímero, las cuales, crean una red espacial en tres dimensiones, al entrelazarse mediante enlaces de equivalencia bastante fuertes. Es así como se produce una mezcla que funge como macromolécula, cuyo contenido son cadenas entrelazadas que al exponerse a calor se compactan haciendo resistente al polímero hasta degradarse. Debido a este comportamiento, son considerados como no reciclables posteriormente a su fijamiento a través de distintos sistemas de activación.

Aquellos plásticos generados con polímeros termofijos, tienen propiedades sumamente ventajosas en comparación con los producidos con polímeros termoplásticos, pues los termoestables cuentan con una resistencia mucho mayor frente a golpes, resisten el contacto con solventes e incluso, son capaces de soportar aún en condiciones de temperatura muy elevadas. Para su confección se necesitan procesos bastante complicados, pero valen la pena ya que las mejores cosas requieren tiempo para su creación.

En base a polímeros termofijos se consigue la creación de 3 tipos de plásticos reforzados, los cuales, usamos en Plaremesa para la construcción de tanques de almacenamiento, a saber:

  • Epóxicos. Están formados por una resina llamada epoxi que se consigue por medio de una reacción entre epiclorohidrina y bisfenol-A.
  • El viniléster. Es una resina que resiste bastante a la corrosión, las variaciones ambientales, las temperaturas elevadas y el contacto con sustancias ácidas.
  • El poliéster. Se obtiene mediante pesadas fracciones de petróleo, y posee en su cadena principal al grupo funcional conocido como “éster”.

La combinación del plástico reforzado con la fibra de vidrio, permite la confección de tanques de almacenamiento superiores en comparación con los que son fabricados con base en materiales convencionales como el acero, el plástico común, el aluminio, o el hormigón.

Por ejemplo, el acero es bastante costoso, sumamente pesado y su traslado requiere de mucho esfuerzo, en cambio, el FRP es todo lo contrario, no en vano se ha ganado la aceptación de las industrias en todo el mundo. Cabe mencionar que la lana de vidrio reforzada con polímeros termoestables, es mejor en cuanto a fugas, pues a diferencia del acero, no posee estructuras compuestas con remaches, los cuales, son el origen frecuente de dichas fugas de gas o líquido.

Esperamos que esta entrada haya sido amena para los visitantes, por ahora nos despedimos esperando su visita en la siguiente entrada de este blog que Plaremesa pone a disposición de ustedes, estimados lectores. ¡Nos vemos!

Recent Posts

Leave a Comment