En todos los sectores de las industrias se necesita manejar un gran número de sustancias o líquidos para la fabricación de una variedad de cosas, dentro de las fábricas se utilizan grandes cantidades de agua, por ejemplo, la cual sirve para mantener limpios los espacios de trabajo, pero también se utiliza en la producción de diversos productos dentro de todas las áreas manufactureras.

Aunque la mayoría de los espacios de producción tienen acceso a agua corriente, se necesita tener tanques de plástico o recipientes de gran tamaño para almacenar todo tipo de sustancias que se utilizan para la fabricación de diversos artículos, más aún a partir de la Revolución Industrial, en donde se tuvo un fuerte crecimiento en esta actividad económica (aunque en ese entonces dichos contenedores eran de otros materiales).

tanques-de-plastico-reforzado-fibra-vidrio

Las fábricas que se dedican a la producción de artículos de consumo, elaboran grandes cantidades de artefactos diariamente, por lo que las cantidades de materia prima que utilizan para dicho fin son monumentales, eso quiere decir que es muy importante tenerlas a la mano, pues de otra manera, los procesos se verán ralentizados y las pérdidas de dinero serán grandes, recordemos el conocido dicho que afirma que “tiempo es dinero”.

Es por eso que se han creado los tanques de plástico industriales, es decir, unas estructuras de inmenso tamaño, las cuales tienen una forma de cilindro y en el interior de ellas se puede verter diferentes sustancias, dependiendo del material del que estén construidos, pues su evolución ha generado que se hayan fabricado recipientes de madera, plástico, vidrio o metal, aunque los más utilizados en la actualidad son de Fiberglass Reinforced Plastic (FRP) o en español, Plástico Reforzado con Fibra de Vidrio (conocido por sus siglas como PRFV).

A partir de la modernización de los procesos de producción que tuvieron las industrias a principios del siglo XX, la fabricación de diversos artículos tuvo una gran aceleración, gracias a las aportaciones teóricas y primeras aplicaciones técnicas de Ransom Eli Olds, un estadounidense que se dedicó a la industria automovilística de su país y quien fue el primero en proponer un sistema de fabricación en serie.

Este sistema consiste en que existe dentro de las compañías una línea de trabajo, con diferentes secciones dedicadas al ensamblado de una parte de los artículos (en este caso, automóviles), por lo tanto, hay trabajadores que se especializan en las diversas secciones, lo que da como resultado una mayor eficiencia y rapidez en el acabado final de los productos que serán comercializados en los mercados nacionales e internacionales.

Posteriormente, el sistema de producción en serie fue perfeccionado por Henry Ford, un empresario estadounidense que fundó la famosa compañía Ford Motor Company, conocida hasta la actualidad por ser uno de los mayores fabricantes de automóviles en el mundo; las líneas de producción que se mueven bajo los parámetros propuestos por ambos empresarios adoptó el nombre de fordismo, en honor al industrial que las popularizó.

Toda esta continua modernización en los sistemas de producción en serie es lo que ha permitido el crecimiento constante de todas las industrias, así como el hecho de que la población es cada vez mayor, lo que significa que con el paso del tiempo somos más consumidores con probabilidad de adquirir más y más productos.

Aunado a eso, el mercado ha tenido aperturas a nivel internacional, de tal manera que los artículos que se fabrican en China pueden ser vendidos en Colombia, o los que se producen en México tienen la oportunidad de llegar hasta Alemania y alrededores; para el mercado mundial ya no existen fronteras.

Toda esta explicación es para dimensionar las necesidades de una fábrica que se dedique a cualquier rama de productos de consumo, por lo que tener un equipo completo y eficiente es una prioridad si se quiere entrar a este juego del mercado mundial. Es por ello que se necesitan tanques de plástico industriales para el almacenamiento de las sustancias que se van a utilizar para la construcción de diversos artefactos, con el fin de tener disponible en todo momento las materias primas.

Existen dos tipos principales de tanques industriales: los dedicados sólo al almacenamiento de sustancias (estos suelen ser por lo general de plástico reforzado con fibra de vidrio), y los que se utilizan directamente en la producción de artículos de consumo, los cuales son de otros materiales que sean capaces de soportar altas o bajas temperaturas, un ejemplo son los de acero inoxidable.

Sea cual sea el tipo de tanque que tu empresa necesita, recuerda que deben de cumplir con una serie de reglamentaciones expedidas por el gobierno del país en el que se encuentre tu fábrica. En Plaremesa encontrará tanques de plástico reforzado con fibra de vidrio, que cumplan con dichas normas internacionales, además de que todos nuestros productos están construidos bajo las medidas tecnológicas más recientes.

Plaremesa S. de R.L. de C.V. es una empresa con amplia experiencia en el diseño, fabricación, venta, distribución, instalación y mantenimiento de productos destinados a la industria manufacturera, como lo son los tanques, tuberías y equipo construido a partir del Plástico Reforzado con Fibra de Vidrio.

Nuestra planta se encuentra ubicada en el municipio de Xochitepec, Morelos; pero nuestro almacén y oficinas están en Tlalnepantla, dentro del Estado de México. Contáctanos a través de correo electrónico o nuestros números telefónicos para mayor información, cotizaciones y pedidos hacia cualquier parte de la república mexicana.

En Plaremesa te aseguramos que todos nuestros artículos están construidos con materiales de la más alta calidad, con el fin de que tu empresa tenga lo mejor para lograr una mayor eficacia.