Rejillas Irving, aliadas de las industrias mexicanas

Todas las industrias requieren de instalaciones y características especiales para operar de forma adecuada, desde la infraestructura, el espacio para que transite la maquinaria de transporte industrial, la materia prima para la producción, las máquinas, entre muchas otras necesidades. Dentro de las características de infraestructura destacan las rejillas Irving, que son aliados para las industrias, en aquellas áreas donde se requiere el paso de aire, luz y sonido entre cada nivel del piso, con el fin de que no se acumulen ni elementos líquidos ni gaseosos.

Conocemos como rejillas de tipo Irving a unas rejillas para construcción, que se han vuelto muy populares gracias a su utilidad en las diferentes industrias; se fabrican con materiales de alta resistencia como la fibra de vidrio y resinas, sustituyendo a las anteriores que eran fabricadas con metal, pero que son altamente propensas a la corrosión en zonas con mucha humedad. Los acabados para las rejillas pueden ser de acero galvanizado por inmersión caliente o de acero inoxidable al natural y pintado en negro.

Por su parte las de fibra de vidrio son más prácticas y seguras pues brindan mayor resistencia que el acero ante la humedad, pero también son resistentes contra el fuego y no conducen la electricidad; gracias a su uso, las zonas industriales pueden incrementar la seguridad, pues la fibra de vidrio es al menos diez veces más resistente que el acero, por lo que son ideales para instalarse en zonas industriales.

Estas rejillas se unen a través de varillas transversales, y se componen por soleras de diferentes espesores, las cuales determinan la carga que son capaces de soportar; las zonas industriales donde circula vapor de líquidos, que requieren que nos e transmita la corriente magnética ni eléctrica y que se proteja a los trabajadores de posibles resbalones son las ideales para la instalación de estas rejillas.

Con frecuencia vemos a las rejillas Irving como parte de las estructuras de plataformas petroleras, en plantas para el tratamiento de agua (ya sea residual o química), en aeropuertos, en plantas de generación de energía, almacenes, centros comerciales, naves industriales y muchos otros, en forma de escaleras, pasillos, puentes, bandas de transporte, pisos, plataformas, andadores, techos o guardas para delimitación de zonas de trabajo peligroso.

Dentro de sus especificaciones y con el objetivo de elegir el tipo de rejilla Irving que puede utilizarse, encontramos los siguientes factores:

  • El tipo de rejilla se refiere a la distancia que existe entre las soleras y las varillas, encontramos los valores IS-01, IS-02, IS-03, IS-04, IS-05 e IS-06.
  • Es el factor que nos indica el ancho de las soleras.
  • Encontramos aquí acabados lisos o dentados, siendo los segundos los más elegidos para las zonas donde transitan los trabajadores, ya que evitan los resbalones y caídas.
  • Factor que indica la altura de la solera de carga y que va desde tres cuartos hasta cuatro pulgadas.
  • Como mencionábamos anteriormente, el acabado puede ser acero galvanizado al natural o pintado en color negro o fibra de vidrio de diferentes colores.

Dentro de las mayores ventajas del uso de rejillas de tipo Irving se encuentra su facilidad de instalación, además de que se adaptan a las zonas que cuentan con patrones complejos en los pisos; aunque son de bajo peso, brindan una alta resistencia a la carga, por lo que suelen utilizarse en módulos industriales de áreas que representan una alta dificultad, además brindan la iluminación y ventilación necesarias en ciertas zonas y evitan la acumulación de líquidos y gases,  que puedan comprometer la seguridad de las instalaciones y su personal.

Por su parte  las rejillas Irving recubiertas con fibra de vidrio brindan la mayor resistencia a la corrosión ocasionada por la humedad, pero también contra el ataque de los químicos más utilizados en las industrias, como solventes, ácidos, etc. Al ser antiderrapantes son de gran ayuda para prevenir los accidentes ocasionados por caídas, y que en una zona industrial representan un peligro casi mortal, pero en caso de que se presente un accidente, son de gran utilidad por su resistencia al fuego, pues el material no es conductor de calor ni de electricidad.

Además, gracias a su diseño y material, requieren del mínimo mantenimiento y su vida útil es muy larga, por lo que son una excelente inversión.

En los últimos años, las rejillas de tipo Irving han renovado a las industrias permitiéndoles declararle la guerra a la corrosión y a los accidentes por resbalones y caídas, lo que es de gran utilidad para diversas aplicaciones y contextos industriales e incluso médicos, químicos o farmacológicos, ya que cuentan con propiedades antimicóticas, brindando un entorno adecuado para evitar la propagación de hongos o bacterias.

Son ergonómicas ya que cuentan con resinas poliméricas y a un refuerzo de fibra de vidrio, por lo que pueden utilizarse en una gran variedad de contextos y de formas, desde una nave industrial hasta una plataforma marítima; además permiten eliminar las necesidades de contar con un soporte estructural adicional.

Al elegir las rejillas Irving, debemos tener en cuenta que las que cuentan con un refuerzo en fibra de vidrio son las más recomendables, ya que el acero galvanizado o inoxidable sigue teniendo riesgo de oxidarse, y muchas de este tipo no cuentan con la protección antiderrapante necesaria para prevenir caídas, aunque pueden utilizarse en entornos menos peligrosos como los andadores peatonales, escaleras de zonas recreativas, entre otras.

En Plaremesa encontrarás las mejores tecnologías para la fabricación de rejillas de tipo Irving a los precios más competitivos en el mercado; visita nuestra página web, contáctanos y pide tu cotización.

 

Recent Posts

Leave a Comment